lunes, octubre 30, 2006

Halloween

Hace mucho, desde que leí este interesante artículo sobre Tim Burton de la página Temakel (ver mis links), de donde cité todo lo escrito más abajo, pensaba en hacer este post. Lo que ahora me sucede es que esos intentos de culturización markentinera de intentar vender productos con una festividad completamente ajena a nosotros me repugna. No vean este post, entonces, como una adhesión al día de mañana; es más, propongo a los lectores de países sin inmigración irlandesa no mover un dedo para festejar Halloween.
Si son de un país anglosajón: Happy Halloween!


Los orígenes de Halloween se remontan a la festividad de Samhain, la fiesta celta de los muertos, que se celebraba el 31 de octubre, antes del Día de Todos los Santos. En el día de la fiesta concluía el verano y las cosechas. Se iniciaban entonces los fríos y oscuros días invernales, un momento del año vinculado con el mundo de los espíritus. Durante la noche de Samhain, los muertos podían regresar a sus antiguos hogares y confundirse con los vivos. Durante varios siglos en Europa se creyó que en esta época, las brujas y hechiceros se entregaban a sus conjuros.
A partir del siglo XVII, bajo la influencia del cristianismo, la fiesta se fue trasformando hasta convertirse en el actual festejo poblado por calabazas y disfraces. Una de las modificaciones se relaciona con el propio nombre de la festividad. Se advirtió la proximidad entre la fecha de samhain y la celebración católica del día de los Santos. Así, el viejo ritual céltico del rey de los muertos recibió el nombre de "All Hallow´s Eve", que, en inglés antiguo, significa "Víspera al día de todos los santos". Finalmente, "All Hallow´s Eve" se transformó en "Halloween".
Según una vieja leyenda irlandesa, Jack era un personaje ebrio y taimado que, luego de su muerte, no pudo ir al cielo. Se encaminó entonces hacia el infierno. El Diablo tampoco le permitió ingresar en su mundo, porque, en varias oportunidades, había pretendido engañarlo. El demonio le impuso entonces el castigo de andar errante por el mundo hasta el final de los tiempos. Pero el Diablo le dio un carbón encendido para iluminarse. Jack colocó esa fuente de iluminación dentro de un nabo. Le dio así forma a una lámpara. Y desde entonces, se lo llama "Jack o "Lantern", es decir: "Jack, el de la linterna". Muchos creen que estas lámparas confeccionadas con nabos eran una protección contra brujas y malos espíritus. Por esta razón, durante la noche de "All Hallow´s Eve", se las colocaba al frente de las casas. En Norteamérica, los inmigrantes irlandeses continuaron con la celebración del día de Halloween. Entonces, se hizo popular la costumbre de fabricar las lámparas de protección, pero no ya con nabos, sino con calabazas. Para aumentar su efecto, se colocaba una vela dentro de las calabazas y, sobre su superficie, se hacia una abertura y se tallaban rostros de facciones grotescas.

5 Corolario(s):

Blogger Lady Marian said...

siglo XXVII?

30 octubre, 2006 09:47  
Blogger Marco Pollock said...

¿Y los caramelos? ¿Dónde explica lo de los caramelos?

30 octubre, 2006 13:59  
Blogger Akumu_no_yume said...

estan tratando de forzar a dios a querer hacer presencia fisica...

pero no lo van a lograr....

jajajajjaa

SI! no tiene nada que ver con halloween
JA
saludos
meow

30 octubre, 2006 20:19  
Blogger Darío said...

Pollock ¿no se acuerda del los Simpsons y su pescado acaramelado?

30 octubre, 2006 21:42  
Blogger DrNitro said...

Error subsanado milady...

MP: en aquellas épocas, los nabos y las calabazas constituían las golosinas más predilectas.

Aukume: sí, tiene que ver.

Darío: aguante Fancandombe!

31 octubre, 2006 16:10  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home